dissabte, 11 febrer de 2012

Resumen Las aventuras de Ulises Parte II

Peligros del mar
Lo primero que hicieron fue incinerar a Elpénor, ya que se lo pidió en el reino de los muertos, luego celebraron un banquete con Circe, Circe les explico los peligros que les aguardaban y le explicó cómo superarlos.
Al zarpar una brisa propicia les empujo, al cabo de un tiempo divisaron una isla y escuchaban unos canticos que les atraía, Ulises supo que ese era el canto de las sirenas y lo que hizo fue repartir los fragmentos de pan de cera que le dio Circe para tapar los oídos a los tripulantes, pero Ulises quería oír los canticos y ordeno a sus tripulantes que le ataran con fuertes cuerdas al mástil. Tras superar ese peligro se quitaron la cera de los oídos i desataron a Ulises, vieron dos peñascos negros, en el peñasco de la izquierda estaba Caribdis i en el peñasco de la derecha estaba Escila. Fueron para la derecha y Escila se comió a seis de sus remeros, remaron hasta encontrar la isla del rey Sol. Ulises hizo jurar a sus hombres que no comerían del ganado del rey Sol, pero tras un mes comiendo del regalo de Circe no pudieron más y comieron del ganado. Navegaron pero el rey Sol les atormento y solo sobrevivió Ulises, agarrado al mástil llego a la isla de Calipso.
Telémaco busca a su padre
Ulises paso siete años en la isla de Calipso, sin poder construir un barco y sin remeros, Calipso tampoco le dejaba irse porque ella quería a Ulises.
En Ítaca, los hijos de la pequeña nobleza de Ítaca pedían la mano de Penélope y a apoderarse del trono, Penélope pacto que cuando terminara de tejer el fino paño de lino elegiría a un rey.
Todo lo que tejía Penélope por la noche lo deshacía para retrasar la elección, pero una de sus sirvientas lo desvelo y los pretendientes enfadados le dijeron que la acabara, pero Penélope retrasaba día a día el momento de elegir esposo.
Atenea conto a los demás dioses lo que le había sucedido a Ulises y entonces los dioses aceptaron que Atenea ayudara a Ulises. Atenea convenció a Telémaco para que buscara a su padre, Telémaco pido un barco y se lo dieron pero los pretendientes querían tenderle una emboscada. Telémaco llego a Pilos, la ciudad de Néstor, se puso  en camino en un carro tirado por potros, llegaron a Esparta donde Menelao y su esposa lo recibieron y le explicaron las aventuras de su padre y una historia después de que acabara la guerra de Troya y le dijo que sabia el paradero de Ulises.

Adiós a Calipso
Hermes le transmitió a Calipso el mensaje de dejar a Ulises libre, Calipso se dirigió a la orilla y le explico a Ulises  que por mandato de los dioses le tendría que dejar marchar y tendría que construir un bajel para llegar a Ítaca y encontrar a su amada Penélope, Calipso le proporciono pan, agua y vino para el viaje y un viento propicio que le llevaría a las costas de Ítaca. Durante días Ulises con las herramientas que le dio Calipso y talo veinte arboles, navego y cuando llegaba a costas familiares, Poseidón, colerizado desencadeno una terrible tormenta que hizo que el bajel de Ulises se rompiera y se fuera hundiendo cada vez más, pero nado y le apareció Cadmo que le dijo que se quitara las ropas que hacía que se hundiera más y que abandonara la nave y fuera a la costa.
Durante dos días el viento de Bóreas le empujo a tierras distantes, llego sobre la playa y perdió el conocimiento.

La hija del rey
Ulises dormía, en el palacio dormía la princesa Nausícaa y en el sueño se le apareció Atenea disfrazada de su amiga Dimante.
Nausícaa recordó el sueño y corrió a repetir a sus padres el mensaje escuchado, le dio un carro para ir al rio a vestirse y a ungirse una ampolla de oro, en el rio encontró a Ulises, pero el aspecto de Ulises era demasiado dejado y las criadas de Nausícaa se asustaron, Ulises les suplico que le llevara al palacio. Nausícaa lo llevo y le presentó a sus padres, Alcínoo le dio de comer y después le dijo que le explicara lo que le sucedió, quien era y de donde viene.
Ulises se lo explico y también le explico la ayuda de su hija al llevarle al palacio, Alcínoo ordeno que le hicieran una buena cama y blandas almohadas, envuelto en púrpura Ulises durmió toda la noche.

Los juegos feacios
Al día siguiente el rey pidió una nave marinera,  Alcínoo mientras comía dijo que era el momento de entretenerse al aire libre y hacer deporte.
Abandonaron las mesas donde estaban, los 3 hijos del rey entrenaron y se les ocurrió que el huésped podría participar y Laodamante, uno de los hijos del rey se dirigió a él para invitarlo. Pero Ulises lo rechazo, los jóvenes se ofendieron y Euríalo le dijo que no era un atleta nato pero Ulises le dijo que podía intentarlo y levantándose de donde estaba cogió un disco de bronce y lo lanzó con enorme fuerza, la multitud miro el arco que hizo el disco y fueron a marcar el lanzamiento, superior que el de los demás de los corredores.
Ulises desafío a cualquiera a luchar contra él, pero Alcínoo no quiso ver como los atletas salían derrotados, le enseño el talento que nadie más poseía, bailar con una bola de cuero.
Ulises entro en el gran salón después de recibir todos los regalos que le dieron, el bardo canto el episodio del caballo de madera, el rey paro la canción y le pregunto porque Ulises sentía dolor, al final Ulises confeso y dijo quien era, Alcínoo le dijo que si podía relatar sus aventuras y así lo hizo Ulises.
Se despidió del rey i de la reina y subió a bordo del barco que le habían preparado poniendo rumbo a Ítaca.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada